Importando desde China con 1.000% de rentabilidad

Hace algunos días escribí sobre el respeto que se le debe tener al emprendedor, precisamente porque he estado en ese lugar.

Desde pequeño siempre he estado involucrado en el mundo de los negocios, cuando estaba en la escuela emprendí con un negocio muy tradicional: vender dulces. Posteriormente en el colegio, empecé a ofrecer mis servicios haciendo trabajos a compañeros.

La historia continuó cuando llegué a la universidad a estudiar “Finanzas y Negocios Internacionales”, y decidí unirme a dos compañeros que compartían mi ilusión por comercio exterior para importar desde China!

En aquel momento, recuerdo muy bien, estaba de moda las Tablets y móviles chinos, por lo que sin más estudios de mercado, nos dimos a la tarea de buscar un proveedor.

Empezamos a escribir a diferentes agentes, sin ningún tipo de filtro ni verificación. De la noche a la mañana, en lugar de buscar nos estaba buscando, teníamos un sin fin de mails de proveedores ofreciéndonos productos de alta gama a precios irrisorios. Íbamos camino a importar desde China con un 1.000% de rentabilidad.

El grado de emoción era tal que ni siquiera queríamos compartir la idea con compañeros, profesores amigos o familiares, teníamos que salvaguardar el “secreto del éxito”, y solo confiábamos en nosotros mismos.

Cada uno solicitó un préstamo de 1.000 USD, hicimos la orden al proveedor y pagamos con giro directo por Western Unión.

Todo estaba en orden, el exportador incluso envío el tracking number para seguirlo por DHL. Parecía todo real, los 3.000 USD generarían una plusvalía histórica y marcarían el inicio de un imperio.

Sin embargo, cuando llegaron los paquetes lo que realmente recibimos fue una enseñanza inolvidable sobre el mundo de los negocios. Los aparatos electrónicos fueron reemplazados por tres simples USB, que ni siquiera servían.

La experiencia ganada después de aquel día, vale más que el dinero perdido.

Eso sí, el “gusano emprendedor” nunca se ha ido, posteriomente co-funde dos comercializadoras, una de semillas de chía y otra de máquinas de zumo de naranja, y aunque ninguna iniciativa sigue activa, no descarto en un futuro volver con nuevas ideas, y ahora sí, construir un imperio sostenible y rentable.

Éxitos!

JB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: