La nueva era de la financiación

Abraham Maslow (1908 – 1970), afirmaba que “el hombre es un ser cuyas necesidades crecen y cambian a lo largo de su vida”, no tengo duda de su afirmación y de la importancia que cobra al aplicarla en las finanzas personales.

Hagamos un breve análisis de nuestra vida. En los primeros años las necesidades básicas para sobrevivir son suplidas y financiadas sin coste alguno por un tercero, en la mayoría de los casos por la propia familia. Sin embargo, cuando van pasando los años y se crece física y mentalmente, como bien afirmaba Maslow, las necesidades y deseos van evolucionando, ya no es solo cuestión de tener alimentos o una casa, también se espera pagar el colegio, la universidad, comprar un vehículo, una casa, invertir en proyectos etc. Y todo aquello requiere de inversión, la cual en muchos casos no está disponible en la cuenta bancaria…

En primer lugar, a la hora de buscar esa financiación se piensa en la familia y amigos cercanos (aunque estos rara vez prestan), dado al poco éxito obtenido con los anteriores, se debe acudir a la banca, aquellas entidades que desde hace siglos han ayudado a millones de personas a cumplir sus sueños. Sin embargo, no siempre sucede así, y al analizar la otra cara de la moneda nos damos cuenta que muchos personas no obtienen financiación bancaria, al no cumplir ciertos requisitos estipulados por las entidades. Debo aclarar que no solo a las personas naturales se les niega un préstamo bancario, también le sucede a las personas jurídicas, basta con recordar lo sucedido después de la crisis del 2008 donde miles de compañías (en su mayoría de pequeño tamaño) quebraron al no encontrar financiación.

De esta manera, cuando el tercero niega la financiación (familia, amigos o la banca) o cuando se desea una financiación más barata que la ofrecida por los terceros tradicionales, ¿a quién más se podría acudir por un préstamo?, en muchos países existe una financiación a través de terceros con altas tasas de interés, que están por encima de la tasa de usura, lo que es ilegal y la convierte en una opción inviable para quien desee una correcta gestión de sus finanzas personales.

Afortunadamente, en los últimos años han surgido nuevas fuentes de financiación para personas y empresas, las cuales son desconocidas por muchos miembros de la sociedad, están son: el crowdfunding y el crowdlending.

AAEAAQAAAAAAAAaAAAAAJDJlN2Q4OWUxLTIxNTMtNDcyZS05NjQ2LWU4M2E4MmEzOWY5ZA.png

Los anteriores, son anglicismos que se refieren a la financiación colectiva. El primero de ellos, utilizado sobretodo en empresas ya que el colectivo adquiere la propiedad como tal; y el segundo más parecido a un préstamo pero sin la intervención de la banca, donde el beneficiado debe entregar un interés a cambio. Para entenderlo mejor, vamos a ir por puntos:

  1. Existe la necesidad de una persona o empresa de obtener financiación.
  2. Un colectivo de personas tienen capital disponible para invertir en los primeros a cambio una rentabilidad o la participación en la compañía. Por lo tanto, en lugar de que un solo tercero (generalmente la banca) financie a los primeros, aquí lo pueden hacer una gran comunidad de inversores.
  3. Hay un mercado o plataforma online que se encarga de canalizar la inversión de los segundos hacia los primeros.

Generalmente, estas dos formas de financiación alternativa son usadas por emprendedores que requieren de financiación. Sin embargo, en países como Reino Unido y Estados Unidos los inversores financian préstamos personales para compra de vehículos, reformas de casas, casas, refinanciar deudas, educación etc.

El lector se podría preguntar acerca del riesgo que tiene invertir a través de estas plataformas. Sin embargo, antes de que se publique que una empresa o persona requiere de financiación, tuvo que haber pasado una serie de requisitos que garantizarían la viabilidad del mismo, es decir, en el caso del crowdlending la devolución del capital más los interés en el plazo acordado al inversor, y en el crowdfunding, la adquisición de una participación de una empresa rentable para el inversor.

No es ningún secreto que la financiación alternativa está creciendo y ofrece oportunidades tanto a inversores como a quienes necesitan financiación. Para tener una idea del volumen de negocio existente, según KPMG y la Universidad de Cambridge, en el año 2015 el crowdfunding y el crowdlending financiaron 5.431M€ en Europa, un 92% más que en el año anterior, siendo UK el principal mercado (aproximadamente un 80% del total).

Pudiera creerse que la financiación alternativa acabará con la banca, pero está lejos de lograrlo. Ambas se complementan y tienen el mismo fin: brindar cobertura financiera a la sociedad.

Es conveniente resaltar que el objetivo del artículo es despertar la curiosidad del lector en las nuevas formas de financiación e inversión a las que se puede acceder. Por lo cual, a continuación nombro algunas de las empresas del mercado que lo están haciendo bien:

  1. Housers: Plataforma de crowdfunding inmobiliario en España.
  2. Mesfix: Marketplace de facturas que permite financiación fácil para PYMES e inversión desde bajos montos, corto plazo y alta rentabilidad en Colombia.
  3. MytripleA: Financiación para Pymes, autónomos y emprendedores en España.

No dudes en compartir, comentar y preguntar.

¡Éxitos!

JB.

4 comentarios

  1. Es una buena información, me gustaría que ampliaras mas él tema en cuanto a las diferentes formas de invertir y cuales son las mejores, ya lo has mencionado pero estaría bien un tema mas extenso de esto.
    Muy buena información gracias sirve de mucho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: