¿Invirtiendo o especulando con Bitcoins?

Los colombianos nos hemos caracterizado por tener un espíritu emprendedor, con ganas de echar pa’ adelante en la búsqueda constante de una mejor calidad de vida. Sin embargo, también pecamos en creer poseer la llamada malicia indígena, ese poder que nos hará ganarlas todas por la simple inercia.

Es por ello, que muchos colombianos han visto en las criptomonedas una increíble oportunidad de hacer dinero, rápido y relativamente fácil. Hoy en día, muchos no saben diferenciar si lo que se paga en la hipoteca con el banco es la tasa efectiva anual o la tasa nominal, pero en cuanto a monedas virtuales son Warrent Buffet.

Si bien es cierto que vivo fuera del país desde hace algún tiempo, solo basta con ingresar a Facebook o hablar con amigos para que recomienden la gran oportunidad de invertir en las criptomonedas, principalmente en la más famosa del mundo, Bitcoins! No había querido dar mi opinión sobre el tema, pero cuando alguien cercano me informó que había invertido en tan maravillosa oportunidad… decidí hacerlo.

La primera vez que leí sobre bitcoins fue en al año 2013, gracias a Kristoffer Koch, un joven noruego que se encontraba haciendo su tesis sobre el cifrado de datos en el año 2009, casualmente encontró un proyecto nuevo, sin mucha proyección ni antecedentes, pero utilizaba una tecnología denominada blockchain (cadena de bloques), también conocida como libro de contabilidad distribuido, siendo una potente base de datos que no necesita ordenador central, ni intermediario para establecer la validez o no de los datos.

Sin lugar a dudas, el blockchain podía cambiar por completo los sistemas de registro, siendo más seguras, no falsificables, transparentes al ser la información pública pero a la vez anónima, alguno de los usos de dicha tecnología son: registrar transacciones financieras, pagos, bonos, acciones, identificación personal (matrimonios, partidas de nacimiento), registro y transferencia de propiedades y cualquier tipo de derecho u obligación, historias clínicas, etc.

Kristoffer encontró los Bitcoins!, pese a no tener la malicia indígena colombiana, invirtió 180 coronas noruegas, el equivalente a 60.000 pesos colombianos sin darle mayor importancia, cerca de cuatro años después, en el 2013 por casualidad vuelve a leer del tema y para su grata sorpresa al entrar a su cuenta, tenía un saldo en bitcoins de 5 millones de coronas noruegas, el equivalente a 1.744.392.350 pesos colombianos!

La apuesta del joven tuvo un desenlace positivo, ni el mejor gestor de fondos de inversión del mundo podría alcanzar tan increíble beneficio, historias como estas suceden muy poco (lamentablemente) y aunque Kristoffer tuvo suerte, las rentabilidades históricas no garantizan rentabilidades futuras, por lo que usted y yo no podemos saber si al invertir tendremos el mismo resultado.

Al escribir esto, mi objetivo no es definir la viabilidad de las monedas virtuales o divagar en temas de regulación para las mismas en Colombia. Considero que la tecnología que está detrás de los bitcoins, el blockchain es totalmente disruptiva y dará mucho de qué hablar en los próximos años, las criptomonedas son solo uno de los muchos subyacentes.

Me preocupa que se venda la inversión en Bitcoins como la “moneda del futuro”, divisas virtuales no van a acabar con las divisas reales, ni tampoco con la banca, como suelen decir muchos por ahí. Antes, se considera que el uso de las tecnologías blockchain puede suponer para la banca un ahorro de 20.000 millones de dólares para 2022 al eliminar operaciones intermedias, según un estudio del Banco Santander.

Tampoco es mi deseo profundizar en lo que se oculta detrás de las operaciones con bitcoins, aunque se habla de blanqueo de dinero, operaciones de tráfico de armas, financiación de terrorismo, etc. Mi objetivo es que el lector comprenda la diferencia entre inversión y especulación, como decía Benjamin Graham, el creador del Value Investing (Inversión de valor) en su libro el Inversor Inteligente: La inversiónEs aquella que, tras un análisis exhaustivo, promete seguridad para el principal (monto invertido) y un adecuado rendimiento (beneficio)”, en contraposición encontramos la especulación que son “las operaciones que no satisfacen los requisitos anteriores”.

Por lo tanto, si usted se encuentra invirtiendo en bitcoins o planea hacerlo, haga un análisis, determine el valor (que es diferente al precio), recuerde que no tienen un respaldo físico detrás, no confié en rentabilidad y precios pasados, ni mucho menos en lo que le dicen otros, ¡el mejor analista es usted! No crea en clubes de inversiones ni le entregue el dinero a terceros que prometen rentabilidades increíbles. Así como se le dedica horas a analizar la compra de una moto, carro o casa, se le debería dedicar tiempo a conocer en TODO detalle sus inversiones. De lo contrario, estaría especulando y con la posibilidad de perder el capital invertido.

Recuerde que “quien no conoce su pasado está condenado a repetirlo”, el dinero no se consigue fácil y muchas veces la malicia indígena nos ha hecho pasar malos ratos.

¡Éxitos!

JB.

2 Comments

  1. No conozco el tema ni habia oido hablar. Me ha gustado sobretodo la reflexion citada de B. Graham. La claridad con la q explicas el tema es absoluta. Para los ignorantes como yo es muy positivo saber al menos de la existencia de estos asuntos. La Malicia indigena o la ” viveza criolla” para los uruguayos mas pronto q tarde suele dar disgustos. Frte abzo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s